Municipio:

Manacor

Titularidad:

Pública

Precio:

Gratuito

Horarios:

Abierto permanentemente.
Se pueden concertar visitas guiadas.

Telf:

971 84 30 65

E-mail:

email

Web:

Visite el sitio web

Otros enlaces:

Secció d'Arqueologia
Diario de Mallorca

Servicios:

information panels
Visitas guiadas

Icono Yacimientos 45 Conjunt Basilical de Son Peretó

El Conjunt Basilical de Son Peretó está situado a las afueras de Manacor, a seis kilómetros del casco urbano, en la carretera MA-15, que une el municipio con Sant Llorenç des Cardassar. Se encuentra en un pequeño cerro, que domina toda la llanura de esta zona de Mallorca. Encontraréis la entrada perfectamente indicada con un monolito de hierro.

Este espacio religioso fue fundado en el siglo VI y se abandonó durante el siglo VIII. La destrucción del espacio fue provocada por un incendio. Lo que no sabemos es si este fue fortuito o el resultado de una razia musulmana. También podemos decir que es uno de los pocos espacios visitables de este periodo, donde se realizan campañas de campo y de investigación, año tras año desde el 2005.

Durante estos poco más de 200 años se produjo una intensa actividad eclesiástica, propia de una comunidad de religiosos. A lo largo de estos dos siglos se realizaron dos remodelaciones, tanto en la basílica y  el área bautismal, como en la zona que lo rodeaba. Un área de obradores donde se realizaban varios tipos de actividades artesanales, entre las que hay que destacar la forja y el trabajo del vidrio. En esta zona también encontramos áreas de almacenamiento. Todo ello nos hace pensar en una comunidad, donde no sólo se producía para garantizar su subsistencia, sino que posiblemente suministrara productos a otras comunidades cercanas.

De los diferentes elementos de este yacimiento arqueológico en Manacor, destacan:

  • Las dos pilas bautismales, localizadas en el baptisterio: en un primer momento se construyó una pila, con unos peldaños, por los cuales se accedía y se recibía el sacramento cristiano. En un segundo momento, de reformas, se construyó un nuevo espacio bautismal, en concordancia con las nuevas costumbres cristianas. Los creyentes ya no se introducían dentro de la estructura sacramental para recibir el bautizo, sino que ya se hacía por aspersión, es decir dejando caer agua por encima de la cabeza del nuevo cristiano.
  • Los diferentes mosaicos documentados dentro de la basílica no se pueden observar en el yacimiento, pero sí que podemos disfrutar de ellos si visitamos la sala de la Antigüedad Tardía del Museo d’Història de Manacor. En ella hay una extensa explicación del periodo y del yacimiento.
  • Área funeraria: En diferentes espacios del yacimiento podemos encontrar toda una serie de entierros individuales de personas de ambos sexos y dónde también encontramos niños. Este hecho hace pensar en una comunidad donde no sólo vivirían religiosos.

Una de las cuestiones centrales de este yacimiento en Manacor es averiguar si el yacimiento formaba parte de una pequeña comunidad de religiosos, de un pequeño núcleo rural de las afueras de Manacor o si se trataba de un barrio periférico de la misma ciudad.

Hoy por hoy son incógnitas que se tienen que resolver, y que nos invitan a visitarlo, para elaborar nuestras hipótesis. Lo podemos hacer paseando por la zona excavada, que está perfectamente museizada y restaurada. Este hecho, nos facilitará su goce y nos ayudará a comprender como fue el mal llamado Periodo oscuro, de las Islas Baleares: el comprendido entre la caída del Imperio Romano y la llegada de las sociedades musulmanas.

¿Vienes a conocer este pasaje del tiempo?