Icono Museos 45 Museu de Cabrera. Es Celler

Servicios:

Family friendly

Titularidad:

Estatal

Municipio:

Palma

Telf:

971 72 50 10

E-mail:

email

Precio:

Gratuito

Otros enlaces:

Diario de Mallorca

Descripción:

El Museo de Cabrera está instalado en la bodega de Can Feliu, cercano a las casas de los antiguos propietarios. De la antigua construcción, con cierto valor etnológico, se conserva la estructura y parte de la organización interior. Todo y estar clasificado en la página oficial del Ministerio, titular del centro, como museo arqueológico no es estrictamente así. En el discurso expositivo se combina, creemos que con acierto, diferentes temáticas: arqueología, etnología y ecología. La combinación de los tres conceptos configuran el paisaje de Cabrera.

Se llega a este museo en Cabrera a pie por un camino perfectamente señalizado, en dirección al interior de la isla. A pesar de formar parte de los museos de Mallorca, éste se encuentra en la isla de Cabrera. El trayecto es de aproximadamente tres quilómetros desde el puerto y unos 600 metros desde la pequeña playa. Desde la distancia más larga podemos invertir una hora y media de camino. Los días calurosos de verano se tiene que ir muy protegido porque no hay prácticamente sombras.

Alrededor del edificio de este museo de Mallorca, construido a finales del siglo XIX, hay un pequeño jardín botánico donde se ha hecho una selección de las plantas que se encuentran en Cabrera, algunas de las cuales son endogámicas de las Islas Baleares.

La reforma arquitectónica eligió mantener la percepción del volumen original y dividir el espacio en tres plantas, combinando vidrio y madera de forma que no impide la visión.

La propuesta museográfica es muy simple: cada planta explica uno de los bloques temáticos. El acceso se hace por la planta principal, donde se concentran las colecciones arqueológicas. El objetivo no es tanto hacer un recorrido histórico como mostrar la riqueza arqueológica de la isla.

Las colecciones del museo, por un lado, completan la visita a las excavaciones del Pla de les Figueres y el Clot del Guix. Los materiales recuperados de las campañas antiguas se exponen en esta sala. Del yacimientos de Cabrera provienen buena parte de los materiales de época vándala y bizantina que se conocen en Mallorca, básicamente material cerámico. Desgraciadamente los materiales son fragmentarios, por lo tanto no veremos piezas espectaculares de esta época. La necrópolis del Pla de les Figueres, zona de entierro del emeritorio tardo antiguo de Cabrera, se hace muy presente en el museo. Se han recreado dos tumbas a medida natural, una de ellas con la réplica de un esqueleto, para explicar la vida de estos monjes.

El otro grupo de materiales arqueológicos lo conforman los hallazgos subacuáticos, de varios pecios de los muchos que se documentan en la isla. A pesar de que los barcos hundidos en Cabrera llegan hasta época moderna, las colecciones expuestas son básicamente de época romana. Las piezas “estrella” son las ánforas de aceite, de vino o de salazones. Estos tres productos circulaban en las bodegas de los barcos por todo el Mediterráneo. También formaban parte de las cargas lingotes de metal, de plomo en el caso de los recuperados del Cabrera V. Estas piezas, además de producto de intercambio comercial, se llevaban como lastre de las embarcaciones. Los sellos que llevan nos permiten saber la procedencia y la cronología es estos.

También encontraremos expuestas piezas de época púnica, medieval o del trágico episodio de confinamiento de los franceses a lo largo del siglo XIX.

La sala de etnografía se centra centrada en las artes de pesca: historia en imágenes y colección de objetos de la actividad pesquera. También se hace referencia a los distintos usos que ha tenido la isla.

La planta inferior se centra en el espacio natural, pero curiosamente se muestra el fondo marino con la recreación de una excavación subacuática. Cosa que subraya la gran riqueza patrimonial de la isla.